La conciencia frente a la relación cuerpo - mente puede ser la fórmula para un envejecimiento saludable

Noviembre 19, 2017


El miedo es una respuesta natural ante el peligro, cuyo fin primordial es alertar al organismo. Todas las personas sanas mentalmente experimentan miedo ante situaciones difíciles; sin embargo es necesario aprender a enfrentarlo y controlarlo adecuadamente, para que contribuya tanto a la madurez emocional como a la prevención de reacciones que se traducen en comportamientos inadecuados, llevando muchas veces a provocar parálisis facial y trastornos de ansiedad. Cuando suele ser bien entendido puede llegar hacer un mecanismo de defensa que permite enfrentar la adversidad con rapidez y eficacia.
Sin embargo, las sensaciones y reacciones que lo acompañan no son siempre el resultado de algo real, sino que pueden llegar a ser provocadas por hechos inexistentes generados solamente por la imaginación. La medicina oriental relaciona dichas manifestaciones con una alteración en la función de los riñones, puesto que en ellos se están las glándulas que fabrican la adrenalina, hormona responsable de la reacción instantánea ante las crisis.
Los riñones, además de ser responsables de purificar la sangre, también son los responsables de almacenar la energía vital encargada de la armonía integral del organismo y el funcionamiento del ser. Por lo anterior, la medicina oriental considera que cualquier factor que pueda alterar dicha armonía, de la cual son responsables los riñones, generará una sobrecarga de trabajo exponiéndolos a un desgaste que podría terminar en una complicación o padecimiento renal.
Es aquí donde la consciencia como capacidad de conocernos a nosotros mismos y expresar coherentemente nuestro mundo interior se considera una herramienta indispensable para identificar toda causa o motivo que nos genere intranquilidad y de la cual no existe ninguna probabilidad real de llegar hacer un peligro que ponga en riesgo nuestro bienestar y calidad de vida en general. Por lo tanto, Dicha identificación nos libera de sensaciones y reacciones que nos roban la paz y no hacen parte de nuestra realidad.
Te invitamos a trabajar en la concientización de todo aquello que promueve tus miedos, a través de la implementación de buenos hábitos que promuevan la armonía de cuerpo – mente y espíritu.
1. Realiza un inventario de todas aquellas cosas, pensamientos, personas y situaciones que te generan intranquilidad y plasma de forma escrita el riesgo o peligro que pueden llegar a generarte en el presente.
2. Buscar espacios de formación que promuevan tu conocimiento frente al funcionamiento y expresión de los sentimientos con profesionales en el área.
3. Busca espacios de formación espiritual
4. Realizar actividad física tres veces por semana
5. Cuida tus riñones, consume sal en pequeñas cantidades, muchas legumbres, sopas, caldos y sudados.
6. Asista a 4 sesiones de ventosas, terapia neural y acupuntura, estas intervenciones regularan el flujo de energía y tonificaran tus riñones, previniendo padecimientos futuros.


Dra. Vanessa SUAREZ BARON
GERONTOLOGA
Reciba Nuestros Blog Haz Clic Aquí