Desintoxicación iónica

La desintoxicación iónica es una técnica basada en la teoría de electrólisis; este proceso rompe las moléculas del agua en miles de iones y genera un micro campo eléctrico en el agua. El desintoxicador iónico es un mini procesador electrónico que se encarga de convertir la corriente alterna (127/220) en una corriente continua de frecuencia modulada y una diferencia de potencial controlada. Este aparato tiene un ionizador que, en su contacto con el agua, rompe sus moléculas y consigue una dispersión por electrolisis.

Los tejidos humanos son, naturalmente, conductores de electrolitos; por tanto, cuando los pies o las manos entran en contacto con el agua, las corrientes eléctricas se conducen por el cuerpo, fomentando la restauración del potencial negativo normal y, al mismo tiempo, mejorando la capacidad de la membrana celular al generar aniones. Por lo tanto, las toxinas almacenadas en el cuerpo pronto serán extraídas en el agua con el proceso llamado ósmosis. De esta forma, el organismo inicia una depuración de las toxinas acumuladas.

Durante sus años de práctica, la Dra. Diana Peña se ha especializado en la aplicación y perfeccionamiento de estos métodos, logrando efectos benéficos como: